Publica tu libro EDICIONES ORLANDO

Comentarios literarios

jueves, abril 28, 2011

Poemas de "La llave de la Otra Historia"

© Ingrid Odgers
UNA INFANTA
Soy una infanta en lágrimas ante la presencia de Cristo
los lazos inviolables la red del albedrío
Arrodillada sobre las hojas del Miedo a la Libertad
encuentro redención sobre el halo de tu vientre
Posada al borde del sueño más antiguo
al borde del abismo que no registra mi historia
al borde del farol sempiterno la alta nube del círculo
el oráculo que no pregunta ni retiene mi nombre
la sinfonía del canto sobre esta cabeza
Un golpe
el hechizo
liberado en la noche
Un golpe
sobre el cielo
al que vuelvo los ojos
Buscando afanosa
un lugar a mi vuelo

EL ÓLEO
Me has otorgado el óleo. Esa liturgia tan tuya de saber
que te pienso. Con tu susurro palpas la cítara del alma
transformada en la llave del poema que cincela los cerrojos
y divulga furiosa la otra voz sumergida en la caricia
cantada por el grito de tu boca.
Destrozas páramos de norte a sur
de este a oeste
en la bahía azul que te arrebuja
El horizonte de naranjas cae
sólo por ser tú
sólo por ser como entras en mis ojos
que observan insaciables
lo arcano de tu templo
Su fulgor

HARTA
Harta ya de cargar tus arquetipos
empapados de hombría y simbolismo
yo la Eva relegada
el cristal etéreo en su discurso
abro un nuevo paradigma
Entrego mi reclamo
este olor culposo a manzanas
y azahares en fiesta
hacen de mis sábanas
mitos traviesos
Mi ojo es otro
como otras me siguen
Gritan
Ruegan
Exigen abrir sus grilletes
Prestamos las pupilas
para renovar la mirada
Volvamos al origen
El diálogo está abierto
Publicar un comentario

Collage -El camino de la poesía

Collage -El camino de la poesía
Obra poética y narrativa en la Historia de la Literatura Hispanoamericana de Polonia

Comentarios

Poética

Código

No hay necesidad de templos, no hay necesidad de filosofías complicadas. Nuestro propio cerebro, nuestro propio corazón, es nuestro templo. Mi filosofía es la bondad. Dalai Lama

seres humanos

Los seres humanos no nacen
para siempre el día en que sus
madres los alumbran,
sino que la vida los obliga
a parirse a sí mismos una y otra vez.

Gabriel García Márquez (1927-?)

Qué de fulgor tiene el aire Juan Gelman

Porque escribí

Entradas populares