Publica tu libro EDICIONES ORLANDO

Comentarios literarios

viernes, octubre 24, 2014

FRAGMENTO DE NOVELA DE TU SANGRE CAUTIVA

SATURADA

Hablo de un hombre como si fuera un héroe. No lo es, obvio. No puedo puntualizar en forma exacta lo que significa encontrármelo después de treinta años. Treinta años no es poco. Toda una vida. Isabel rememora su pasado, los recuerdos de años de matrimonio frustrado endurecen la expresión afable que la caracteriza. Sanar el olvido de sus hijos ha sido casi imposible. Las navidades son de angustia y desolación. Ni hablar de los años nuevos, la semana más larga es la última y  fatídica de diciembre. Una extraña mezcla de dolor, frustración e impotencia ejecutan un cortocircuito, como su cumpleaños con la casa vacía y el incienso con las velas aromáticas coreando lánguidos el veloz e indeseable paso de los años. Camino por la orilla de la playa y recojo una que otra concha rezagada por los visitantes, aspiro hasta saciarme el aire, intento capturar la energía que emana del pacífico. Un hombre camina por la orilla de la playa con la cabeza gacha y los brazos extendidos hacia la arena, lleva un bulto en su espalda que no alcanzo a distinguir. Las algas han arrancado del mar y el paraje huele a mujer insatisfecha abandonada por su amante. Todos se han retirado a vivir la noche con quienes desean y es que la fecha es propicia para experimentar momentos de unión. El gentío alborotado con los preparativos de fin año ha abandonado temprano la  bahía y subsisten cerca unos perros chabacanos, correteando  en la arena. Son las nueve de la noche.  El rumor alado del silencio se acentúa con la llegada del ocaso de este treinta y uno de diciembre. Quietud y nostalgia. Me siento en la arena. Alejo al dúo de canes de pelos negruzcos y pintas café con una piedra húmeda y plomiza. El aroma del mar me alcanza envolviéndome en los pliegues de su sal volatilizada. Pedro no está. Viajó a pasar las fiestas con sus hijos y tal vez con Sandra. Mis hijos no llamaron y mi futuro próximo será ir a la cama con un buen libro, el de Donoso o Bolaño, después de comer unas papas mayo con un trozo de carne. Cualquier otra acción dependerá del ánimo o nuevamente del azar. Como todo en  mi vida. Arrojo la colilla y me levanto protegiéndome con el cuello de la casaca y tomo el bolso para regresar a mi cueva. Se acerca un nuevo año y el yermo se acrecienta. La falta de familia sumada a la ausencia del fiel Pedro es un arpón que me lleva por los cabos de una fluctuación que no  quiere sucumbir. No he podido concluir mi relato que espero a estas alturas, ver convertido en novela. Repentinamente, la trama se ha desarticulado en estos días y los detalles se han convertido en una maraña espinosa. La literatura como un picaflor fastidiado de revolotear por mi metro cuadrado se eleva lejos de mi balcón. El ritmo febril del compromiso remunerado al cierre del año  ha chapoteado una devoción a la que no quiero renunciar. La importancia de vaciar al ojo ávido y de borronear. La cámara de  la auto conservación. Detengo un bus Ruta las playas y emprendo el viaje a casa. Las calles están habitadas por múltiples luces y uno que otro auto, las ventanas de los departamentos, la mayoría con guirnaldas iluminadas avistando la calzada desde sus ventanas. Son las once pasadas al encender la luz de mi refugio. El silencio es total. A las doce, el estallido de los juegos artificiales rompió la velada somnolienta y desaborida.  Recordé a Pedro. Encendí un cigarrillo y busqué una cerveza en el refrigerador. Feliz año nuevo Isabel, dije en voz inusualmente mordaz y un nudo desatado por la ironía (tal vez contagiada por Pedro), chorreó angustia por las paredes y en la luz que descendía sobre mi figura estática, devastada. Unas lágrimas lucharon por no agrietar el semblante. Las contuve. Estaban demás. Tengo que ser enérgica, no puedo derrumbarme y bebí el resto del líquido para arrancar el sable incisivo de la congoja, en medio de la masa amorfa en que se convirtió la noche del año nuevo. La noche penquista puso su manto sobre los hombros de Isabel. De improviso sintió el amparo de la ciudad. Respiró profundo.


Isabel escribe tenaz sin importar horario ni comida, está poseída por la obsesión, lo sabe y no piensa ni desea alejarla de su nuca, de su sangre, de sus vértebras. Hasta aquí, incomunicada de su familia, lejos de sus hijos, el consuelo para Isabel ha sido tener la convicción que será la escritura la que le permitirá salir de años inmersa en el círculo de la resignación (de vivir como oveja, según sus propias palabras), para establecer la irreverencia comprometida de una mujer ante la sensibilidad adormecida que la arrebató por años de la plenitud.  Como toda convicción, conserva su vigencia en el tiempo  y en ella ha sido estimulada por su encuentro con Pedro, quien ha sido un buen compañero de charla y discusión. Enriquecedor, de todas maneras, prosigue Isabel y sonríe al ver el guiño del cíclope ante el giro del cursor.
Publicar un comentario

Collage -El camino de la poesía

Collage -El camino de la poesía
Obra poética y narrativa en la Historia de la Literatura Hispanoamericana de Polonia

Comentarios

Poética

Código

No hay necesidad de templos, no hay necesidad de filosofías complicadas. Nuestro propio cerebro, nuestro propio corazón, es nuestro templo. Mi filosofía es la bondad. Dalai Lama

seres humanos

Los seres humanos no nacen
para siempre el día en que sus
madres los alumbran,
sino que la vida los obliga
a parirse a sí mismos una y otra vez.

Gabriel García Márquez (1927-?)

Qué de fulgor tiene el aire Juan Gelman

Porque escribí

Entradas populares