Publica tu libro EDICIONES ORLANDO

Comentarios literarios

domingo, mayo 10, 2015

Madre

Madre ausente

Celebramos  la
Joya del océano
La fuente de vida y alegría
El diamante de la  ternura
Árbol y roca de valor y lucha
Manantial
Oro fuego y sangre/ sangre fuego oro

Dorada de luna y sol
Cabalga los cielos
En alados ángeles
Y corceles multicolores

Celebramos
A la hija de la tierra
Guerrera de la luz
Llama perenne
Cazadora de la paz
Piel y vientre del amor
Brazo del consuelo

Haced silencio en el recuerdo
Y celebrad
Sin lamento ni nostalgia
Que el manto que os cubre
Divino es
No por la muerte es vencido
Sino sempiterno refugio en la nostalgia
Y su llama calienta el invierno
Y  su flama  sosiega  el árido camino
¡Haced silencio os digo!
Y escuchad, escuchad
Que sus pies caminan y danzan y celebran
Celebran con gozo a la vida y la vida de sus vidas.



  
A mi madre

Canto madre
Por ti canto
Se eleva mi voz sobre las tinieblas
Y susurro tu nombre
De ternura y amor

Canto y canto por ti
Me abrigas en las noches
Acompañas mis días

Vives bella y radiante
Y me empapas de ti
Siento madre
Tu calor y valor
Tu humildad y tú fe

Yo canto por ti
Este cálido rayo
Que dejaste en mí
Me envuelve
Y acuna
En cuentos y poemas
Sueños y fe
Qué alegría mi infancia
De tu mano girando

Jamás has muerto

Te llevo en los huesos
En mi piel y cabellos
Yo vibro contigo
En cada instante
Y en cada noche
Te palpo

Y tu  suave rostro
Me llama a la vida
Una vez  y otra vez y otra vez

Canto y canto por ti
Mi reina desconocida
El oculto tesoro
Que llevo aquí
Muy dentro
Dentro
De mí.
Publicar un comentario

Collage -El camino de la poesía

Collage -El camino de la poesía
Obra poética y narrativa en la Historia de la Literatura Hispanoamericana de Polonia

Comentarios

Poética

Código

No hay necesidad de templos, no hay necesidad de filosofías complicadas. Nuestro propio cerebro, nuestro propio corazón, es nuestro templo. Mi filosofía es la bondad. Dalai Lama

seres humanos

Los seres humanos no nacen
para siempre el día en que sus
madres los alumbran,
sino que la vida los obliga
a parirse a sí mismos una y otra vez.

Gabriel García Márquez (1927-?)

Qué de fulgor tiene el aire Juan Gelman

Porque escribí

Entradas populares