Publica tu libro EDICIONES ORLANDO

Comentarios literarios

miércoles, marzo 29, 2017

El hambre



Ingrid Odgers Toloza


Tengo un hambre terrible
Un hambre
Que no cesa
Día y noche se dibuja en las paredes
Día y noche en fuego y estiércol
-quema y ahoga-
De este ahogo muero
De este fuego huyo
El polvo de mi boca
Contiene el grito
Una noche de frío
Una larga noche
- no hay negrura mayor que volver a la infancia-
Porque la noche
Porque el tiempo
Porque la tarde
-Los años, los días-
Sauce y naranjos que lloran
Muertos que viven y rondan
-Alucinaciones-
Inocencia prohibida
Inocencia desgajada
Y el terror al recuerdo.
Prometo
Juro y re-juro
Que no volveré
A esa tarde brutal
-    mis canas no perdonan -
No, no más
Tengo un hambre terrible

El hambre de olvidar.

sábado, marzo 25, 2017

Poema Infancia - Ingrid Odgers

                               INFANCIA

 Arrojo lejos la máscara
Te ruego como loca perdida:

Déjame sacar el tapete
- O el bloque de concreto-
Déjame abrir el arca

Déjame suplico
Déjame alcanzar la infancia

Toda esa danza
Entre la rutina del juego
Y la cocina
Entre la rutina y la escuela
(Mi pobre sala
De mi pobre barrio)
La complicidad del gesto
Y la ronda del guiño

La payaya en la mano
El arroz con leche
Las polcas en la arena
Los amigos que golpean la puerta
¡Ah! Salto dichoso

El grito de triunfo/ El silencio de la derrota
Toda era un entre/ entre pisos/entre días
Entre los blocks/ entre los arcos del basketboll
Y la cancha de futbol –todo el túnel luminoso-
Simplemente la niña  brincaba
Como lluvia / granizo
Como árbol cargado de duraznos

En el tiempo del calor
los  típicos short y el río del sauce

Me dejo vivir / Me dejo
Un pastel de escudo en la mano y
en la otra
la pelota goma con esa risa y con ese llanto
frescura   inocencia retozo
Aquellos  pies  tan breves
La  tierra negra del festín
La  tierra rojiza de la querencia

El coligue
Las carretas
Los naranjos

¡Ay verano que me brillas!
Qué alegría febril
Niña citadina respira prados
Niña citadina respira atardeceres
Niña que sube cerros
Y huele quebradas

Cabalgata dócil
ovejas en la tarde del cobijo
pájaros /  huerta

Recorriendo / recorriendo
Vívida Plena Gozosa

Sencillamente viviendo
No había nada
Nada áureo (ni oro ni plata) que la hiciera feliz

En medio de la carencia bruja
De la escasez y la noche.
Lo tenía todo.



Nota:
Payaya, juego tradicional chileno.

viernes, marzo 24, 2017

Poema a una mujer valiente












Nabila

El hacha fue el aviso
Eran rojos los ojos 
Ojos dormidos piernas desnudas
-      Entumecidos peldaños -
¡¡Ay mundo, altivez y macho!!
Este dolor que navega por las silentes paredes
Este dolor que ahoga y triza la garganta
Y era temblor la noche
Cuando la puerta fue el mensaje
-      Y se quedó quebrada como tus sueños  -
En soledad de madera
Junto al pasamanos desvestido  -
Y fue hiel el llanto
Y el humor lobo y fue entonces la piedra
Toda la tormenta

Riada – Marea alta – Ocaso

Barca desolada
El hacha fue mensaje

Y entonces
¿Quién habla en el poema? Y
¿De qué?
Te diré exhausta, casi ahogada por la cuerda larga
El macho toro y la mujer zozobra
Carencia latente que destila la risa
Si beber fuera el olvido
Si la puerta si el hacha si la lujuria y los senos
Si el pecho desnudo y el jolgorio
Cuando la puerta fue el  rajado recado
-      Y el oído se hizo sordo –
Hoja, ojo y contrafilo todos inútiles
Ante el atisbo del apego

Iba la muerte cantando
Hacha hacha hacha

Ella
Que negra ronda y ronda exclamó ¡Piedra!! 

viernes, enero 13, 2017

Del libro "Liberada o cuántos libros para un desgarro"

Corazón de melón

Dónde estabas tú cuando yo estaba quemado y desecho 
Coming Back to Life. Pink Floyd.



¿Dónde estabas corazón de melón?
Papi querido papi apetitoso papi semi- proveedor
Reyezuelo  surtidor  –  de sed -
¿Dónde?
Cuando rasguñaba libros y
acumulaba papeles en el tacho y el escritorio
-          esa pobre atmósfera vacía -
¿Dónde estabas?
Cuando a mi cansado corazón
 lo hidrataban sedado en urgencia
-Tranquila, estarás bien, decían-
¿Dónde? –  en la masturbación solitaria -
Cuando el melón se partió y chorreó podredumbre por mi entrepierna y falda.
Corazón, corazón de meloncito calameño
¡Ay! cómo me conquistaste ¿Dónde estabas?
 Cuando lánguida y sombría caminé las calles un verano ardiente muy ardiente – Recuerdo mi zapatos con tacones en la mano- 
con el anhelo loco de desafiar ese taxi bus y 
meterme de una buena vez en la boca del lobo
 -siempre pensé que aquella oscuridad primera sería mejor que tu meloncito dominante-.

Olvidar el presente olvidar martillaba la Diagonal
Pero el melón tenía mis manos y mi cabeza encadenada a su pulpa. Encadenada.
Nunca supe dónde estabas pero cuando me fui desmembrada, rota
 -proverbialmente desgajada-
A través de las lágrimas, pude ver el sol.
Pude verlo.


miércoles, enero 04, 2017

Antología rumano-chilena





AUTORES
TATY TORRES
AMANDA VARÍN
MIRIAM LEIVA
AMANDA ITURRA
ROSY ELENA SÁEZ
CONSUELO MARTÍNEZ
CECILIA PALMA
KARINA GARCÍA
ALEJANDRA ZIEBRECHT
ROSSANA ARELLANO
MÍO ARAUJO
JUAN CARLOS SÁNCHEZ
ENRIQUE SILVA
ALAN MUÑOZ
PATRICIO BRUNA
RODRIGO VERDUGO
RODRIGO SÚAREZ
JAIME VILLANUEVA
ALFREDO LAVERGNE
DIEGO ARAVENA
INGRID ODGERS

viernes, septiembre 23, 2016

Rutinaria




Una cámara que fluctúa
Una apática canción se arrastra
     como cabellera en monte
     o péndulo que abisma

Rueda de cuerpo
Rueda de piernas
Ojo-órbita-mano
Incorporándose

Los dientes del cielo surcan la cabeza
Y aquí
Abro puertas
Cierro y cierro la cortina
Luego de espantar el humo.

La película corre
Camino o cabalgo
Lloro o río

¡Qué más da!
_cabeza de árbol en fuga
en disco ceda el paso_
Camaleón sin compás
Sin deseo sin espera
Tranco que fatiga y aturde.
La delgadez de la nada
Atraviesa la luna
Obsesa de silencio
Obsesa de carencia.



domingo, mayo 22, 2016

Tentación.



¿Vio-la vio-lencia vio-la? o
¿Vio la violencia o viola,
 la vio-len-cia?

Vino la tentación
en esta marejada de silencios
en el triturado sentido de las cosas
-las cosas y el universo-
Universo, verso solo
balada, balada sola

(Déjame decirte
que este país ciego,
ya no sabe dónde va)

El llanto dormido está
sopla el desierto sopla
sopla el mar sopla
la arboleda
vuela y vuela
y una rosa huacha
gime y gime

(De un plumazo la esperanza,
la esperanza ya se va)

Ya no hay juego en la ciudad
en la ciudad se pierde
el sentido y la razón
Viene la bestia alada
azota sin compasión

Dobla yegua, dobla toro
tu saña y tu erupción
En el  tranco de la pobla
en el llanto de los cerros
hacia dónde van los ojos
el sollozo en el oído.

¿Viola violencia vio-la?
Marcha la tentación.

(iot, 22 de mayo, 2016)

jueves, abril 14, 2016

Dejar ir




(iot, de Liberada, abril, 2016)

Para no morir
habrá que soltar una lágrima
Para no
habrá que evitar una lezna en la garganta
Una lengua navaja en bajo vientre
Comerse al lobo y a los lobitos
-Todos y cada uno de los dolores-
Para no morir
Una vez más
como
en un callejón sin salida
como 
en choque múltiple
-más heridos a la orilla del camino-
Para no morir
habrá que salir del libro de caballería
-Yo soy el héroe y el héroe no muere-
Para no, para no.
No pude escapar de mi destino
-         Juro que luché -
Pero, es la insania del absurdo
el chiste cruel de la presencia
la agónica letanía del poder
¡Dios te salve María, Dios te salve!

¿No es acaso locura estar viva?


(Del libro Liberada, inédito, 2016)

iot

¿Qué me queda en este cuerpo?
¿Qué?
Si todo ha resbalado en estos años
Tal vez reste algo de silencio
Mi cuerpo es prisionero del silencio
¿O mi cuerpo es prisionero de tu silencio?
Soledades  arrastradas
Soledades que a orilla de locura me tuvieron
-Próxima al despropósito-
De punta a punta las crisis de pánico
De punta a punta la violenta presencia
Aquella/ aquella
Lo oscuro lo absurdo
Las tinieblas
¿Agarrada de qué me levanto?
¿Agarrada de qué muevo las piernas?
¿Qué me echo a la boca a los sesenta?
¿Cuál alimento proveyó la existencia?
Acaso diré como Nervo:
Muy cerca de mi ocaso, yo te bendigo…”?
¿No es acaso locura estar viva?
Locura casarse a los dieciocho
Locura casarse y resistir
Locura creer
Locura el perdón
Locura luchar por la presencia
Locura levantar máscaras
Locura intentar re-comenzar
aquello que no existió
¿Qué me queda en este cuerpo?
¿Qué?
-Jamás lo sabré,
-Mi cuerpo ya ha atado su lengua-
Y el seso, sesillo, seso
-Hace como que no tiene memoria-
Y luego
la misma absurda manera de vivir.
¿O morir?
¿Qué me queda en este cuerpo?

¿No es acaso locura estar viva?

Collage -El camino de la poesía

Collage -El camino de la poesía
Obra poética y narrativa en la Historia de la Literatura Hispanoamericana de Polonia

Comentarios

Poética

Código

No hay necesidad de templos, no hay necesidad de filosofías complicadas. Nuestro propio cerebro, nuestro propio corazón, es nuestro templo. Mi filosofía es la bondad. Dalai Lama

seres humanos

Los seres humanos no nacen
para siempre el día en que sus
madres los alumbran,
sino que la vida los obliga
a parirse a sí mismos una y otra vez.

Gabriel García Márquez (1927-?)

Qué de fulgor tiene el aire Juan Gelman

Porque escribí

Entradas populares